Saturday, May 23, 2009

Como Encender el Fuego en Mi Matrimonio

Como Encender el Fuego en Mí Matrimonio

¿Recuerdas como era todo cuando recién te casaste? No podías esperar a ver al amor de tu vida entrando por la puerta. Tú corazón estaba latiendo fuertemente y todo era hermoso. Ahora han pasado muchos años y tu matrimonio no es como antes. Ahora no te sientes feliz con tu esposo. Te sientes sola, no estás contenta, quizás estás deprimida y tienes la tentación de no continuar con tu matrimonio. Vamos a ver cómo puedes manejar éste problema en tu matrimonio y en tu vida personal. Tú tienes el poder de cambiar tu matrimonio. No puedes cambiar a tu esposo tampoco debes tener la tentación de hacerlo. Tú esposo es el mismo hombre de quién te enamoraste solamente que las cosas han cambiado. Vamos a ver algunos problemas y lo que debemos hacer para arreglar este tipo de problemas. Hay muchos problemas que podemos ver, pero por el tiempo sólo veremos algunos. Estos problemas no pueden arreglarse en una sólo día, requieren tiempo y mucho trabajo.

El Problema de la Soledad

Primeramente debemos encontrar nuestro gozo en Dios y no en nuestros esposos (Colosenses 2:10ª). No hay ningún hombre que puede hacerte feliz. Solamente Dios puede darte completa paz y felicidad. Debes tener un andar más íntimo con Cristo. Debes adaptarte al horario de tu esposo. Debes tener un horario. Puedes hacer cosas por otras personas. Siempre hay gente que necesita una sonrisa, o ayuda. Debes crear nuevas amistades. No debes quejarte a otros de que te sientes sola. No debes depender demasiado de tu esposo, aprende a ser independiente.

El Problema de Descontento

Cada una de nosotras de vez en cuando nos sentimos desanimadas. Esto es completamente normal, eso también le pasó a Moisés y a otros en la Biblia. Pero debemos aprender qué debemos hacer cuando estamos desanimadas o tristes:
Debes enfocarte en Dios. Debes saber la voluntad de Dios para tu vida. (Ef. 5:17; Juan 14:21)
Debes reclamar las promesas y recursos de Dios (Salmos 27:1, I Corintos 10:13) La Biblia está llena de promesas para nosotros en cualquier circunstancia en la que nos encontremos, y Él tiene una promesa y soporte para cada necesidad.
Debes andar íntimamente con Dios

La Falta de Romance

Si sientes que no hay romance, puedes hacer algo acerca de eso. No tienes que esperar en tu esposo para empezar el romance. Tú puedes hacerlo. El romance necesita un ambiente hermoso, tiempos divertidos, cortesía, toques amorosos, y expresión escrita y oral. Siempre debes pensar en tu pareja y no en ti misma. Es importante también arreglarse para el esposo cuando llega a casa. Él ha estado trabajando todo el día y quiere regresar para ver a su princesa. No debes mostrar que has trabajado duro todo el día, debes estar limpia con ropa bien planchada y lista para cuidar de tu esposo.

La Falta de Comunicación

Muchas veces estas hablando con tu esposo pero no estás hablando de cosas importantes. Debemos estar interesadas en compartir sus sueños, sus ideas, etc. Recordar que el tiempo es más importante. Muchas veces el esposo llega a casa y la esposa empieza a hablar acerca de todos los problemas que hay en casa. Mayormente el esposo ha escuchado problemas todo el día y no quiere escuchar más. Debemos esperar al tiempo propicio. No es un tiempo apropiado cuando tu esposo está cansado o tiene hambre. Tampoco no es buen tiempo si él está ocupado trabajando. Cuando hay problemas siempre deben hablar y hacer todo lo posible por arreglarlo (Efesios 4:26). Nunca debes criticar o atacar a tu esposo cuando estés peleando. El comunicar el punto es que ambos entiendan lo que dice el otro.
Tratar de evitar los obstáculos de la comunicación:
a. La traición a la confianza.
b. Hablar sin cesar.
c. Intereses distintos.
d. Culpa.
e. Falta de privacidad.
f. Pensamientos diferentes.
g. Conflictos no resueltos.


5. La Falta de apreciación hacia tu Pareja.

Muchos matrimonios tienen problemas porque la esposa no aprecia lo que hace su esposo. Las esposas son muy rápidas al criticar o gritar a sus esposos a causa de la falta del dinero en casa, pero ¿cuándo fue la última vez que le dijiste “gracias por cuidar de nosotros”? Debes decirle gracias con regularidad por la forma en que cuida de la familia, gracias por su fidelidad, gracias por ser un buen esposo y un buen padre. El hombre tiene una gran necesidad de ser admirado. Debes ser su porrista y debes admirarle por todo. Él tendrá más amor y apreciación por ti cuando le muestres amor y respeto.

La falta de sumisión (Efesios 5:22-25)

Dios ha creado a cada hombre con una necesidad de ser el líder de su casa. Hay muchos problemas cuando son dos personas las que están tratando de mandar en casa. Es el plan de Dios que las esposas se sujeten a sus esposos. Esto no significa que seas una esclava, en verdad tienes más poder cuando eres sumisa. La palabra sumisión significa “no resistir”. Debes reconocer que Dios ha hecho a tu esposo el líder y debes seguir su liderazgo (I Co 11:3). Tendrás más influencia en la vida de tu esposo cuando seas sumisa a él.

7. La Falta del Perdón

Hay muchos problemas en muchos matrimonios porque la esposa no quiere perdonar a su esposo por algo que él hizo para dañarla. A veces decimos que hemos perdonado a nuestros esposos pero después estamos mencionando vez tras vez como él nos dañó. Las mujeres tenemos archiveros en nuestras cabezas. El cerebro nos dice “si he arreglado ese problema pero voy a guardarlo en un archivo y sacarlo cuando lo necesite para recordarle cómo me dañó”. Debemos perdonar y olvidar lo que nuestros esposos hicieron. Ellos son humanos y van a fallar. Tenemos el mejor ejemplo de eso en Cristo. Él dijo en Hebreos 10:17 que no recordará nuestros pecados. Debemos seguir el ejemplo de Cristo. Si amas a tu esposo vas a perdonarle. Si no aprendes a perdonar, habrá una pared entre Uds. y tendrán muchos problemas en su matrimonio. Si hay algo que no le has perdonado a tu esposo, es tiempo de perdonarle.

8. Problemas económicos (Proverbios 22:7; 21:20; 28:22)

Una de las razones por la que las parejas pelean mucho es en cuanto a las finanzas. El esposo y la esposa deben trabajar juntos para administrar el dinero que Dios les ha dado. Debemos usar sabiduría en como administrar el dinero. No debes gastar mucho dinero sin consultar a tu esposo, esto puede causar muchos problemas. Deben tener un presupuesto para pagar sus cuentas y otros gastos que tengan cada mes.

Cada uno de nosotros necesitamos mejorar nuestros matrimonios. Debemos estar trabajando en cada una de esas áreas. Si lo hacemos, nuestro matrimonio será como una luna de miel cada vez. El matrimonio requiere de mucho trabajo diario, especialmente después de los años. Debemos estar procurando hacer que nuestros esposos sean felices. Hemos escuchado que no debemos consentir a nuestros hijos y eso es totalmente cierto pero sería muy bueno consentir a nuestros esposos. Si le tratas como rey, él te tratará como reina. Debemos trabajar duro para encender el fuego en nuestros matrimonios otra vez.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment